Saltar al contenido

REFLEXIONES DIARIAS AA 25 JUNIO

    Reflexiones Diarias. Escritas por los A.A. para los A.A.

    25 JUNIO

    «UNA CALLE DE DOS SENTIDOS»

    Si se lo pedimos, Dios ciertamente nos perdonará nuestras negligencias. Pero nunca nos va a volver blancos como la nieve y mantenernos así sin nuestra cooperación.

    — DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 62

    Cuando yo rezaba, acostumbraba omitir muchas cosas por las cuales necesitaba ser perdonado. Creía que si no mencionaba esas cosas a Dios, Él nunca sabría nada de ellas. No sabía que si yo me perdonaba por algunas de mis deudas pasadas Dios también me perdonaría. Siempre se me había enseñado a prepararme para el viaje a través de la vida, sin darme cuenta nunca hasta llegar a A.A. —cuando sinceramente llegué a estar dispuesto a que se me enseñara el perdón y el perdonar— que la vida en sí es el viaje. El viaje de la vida es un viaje feliz, siempre que esté dispuesto a aceptar el cambio y la responsabilidad.

    Del libro Reflexiones diarias
    Copyright © 1991 por Alcoholics Anonymous World Services, Inc. Todos los derechos reservados.

    He prendido a vivir en el presente, dejar de tener mi mente en el futuro, y así comprender que debo actuar para vivir cercano al bien y alejado del mal.

    El Sexto Paso dice: “Si se lo pedimos Dios podrá perdonar nuestra desidia y descuido, pero en ningún caso nos dejará blancos como la nieve si no aportamos nuestra colaboración.” Eso es algo que se supone que nosotros estamos dispuestos a esforzarnos por lograr. El solamente pide que tratemos lo mejor que podamos de avanzar en la formación de nuestro carácter.”

    En los grupos y con algunos compañeros he escuchado esta frase de que no quedaremos blancos como la nieve para expresar que no es posible que mejoremos determinados defectos de carácter y en mi caso personal algunas veces compré este criterio por mi soberbia, por mi pereza y por mi inseguridad . Los principios espirituales me sirven para realmente enfrentar con valor mis defectos de carácter, detectarlos, admitirlos y tener la plena disposición para que Dios me los elimine y para corregir mis actitudes de vida, haciendo que mi conducta se dirija a cualidades y fortalezas que ayuden a contrarrestar mis desperfectos de personalidad.

    Lo que me enseña, por experiencia, el Sexto paso es que yo debo aportar mi colaboración para que Dios pueda ayudarme a acercarme a la perfección y además hace énfasis en que para ello debo esforzarme y a lo que debo estar dispuesto, ya que de otra forma no podré mantenerme en el camino espiritual necesario para que mis juicios y actitudes se orienten hacia el avance en la formación de mi personalidad para ser un buen ser humano y comenzar a dejar mis actitudes inmaduras de niñez emocional y transitar hacia ser verdaderamente hombre.

    En mi caso personal se trata de trabajar, un día a la vez, para alcanzar la singularidad de mi espíritu humano para ser reflexivo y autoconsciente, con la gracia de Dios. Ya que por el espíritu me siento insertado en el Todo, que para mí es Dios, a partir de una parte que es mi cuerpo animado y, por eso, portador de mi mente. De esta manera aprender a abrirme a mis compañeros y a los demás, comunicarme y así trascender gracias al sano juicio que me devuelve mi Poder Superior, gestando una comunión abierta, hasta con la Suprema Alteridad (Dios como yo lo concibo) a través de quienes me rodean y conviven conmigo, con el objetivo de definir mi vida consciente, abierta al Espíritu del Universo, libre, creativa, marcada por el amor auténtico y el cuidado.

    De esta manera he prendido a vivir en el presente, dejar de tener mi mente en el futuro de “una vida celestial”, y así comprender que debo actuar para vivir cercano al bien y alejado del mal, no por las recompensas o castigos de “la vida eterna” sino porque se trata de progresar espiritualmente para vivir bien, aquí y ahora, para irradiar (a mi capacidad) tolerancia, sinceridad, honestidad, humildad, bondad y amor en los actos de mi vida de la mejor forma posible, comprendiendo que tengo mis limitaciones propias mas no por ello debo dejar de hacer lo que me corresponde para buscar desarrollarme, adelantar y prosperar emocional, mental y espiritualmente.

    Hoy, me es de mucha ayuda la oración para pedir la guía y sobre todo para agradecer mi sobriedad que me permite estar en posibilidad de practicar el Programa; y buscar meditar para escuchar a Dios aunque muchas veces no sepa lo que debo escuchar, evitando engañarme con “mis propias respuestas de la comunicación directa”.

    Al seguir, como una práctica para toda la vida, con mi inventario moral y la admisión ante mí, ante Dios y ante otro ser humano ya no me siento culpable ni avergonzado para hablar con Dios pues busco poner en acción los cinco conceptos básicos que resumen el Programa y se encuentran en el libro Tres Charlas a Sociedades Médicas: Admisión de mi alcoholismo; Análisis de mi Personalidad y Catarsis; Ajuste de Relaciones Personales; Dependencia de mi Poder Superior; Trabajo con otros alcohólicos y/o adictos . Así pongo mi colaboración constante en la búsqueda de quedar blanco como la nieve.

    Felices 24 horas de un viaje feliz por la vida.

    error: Content is protected !!