LEMA 39. OCUPESE Y DEJE DE PREOCUPARSE

PREOCUPACION, RUMIACION, PENSAMIENTOS RECURRENTES, EN CIRCULOS, DONDE NO AVANZAS Y ACABAS AGOTADO
 
LA PREOCUPACION ES COMO UNA MECEDORA; TE MANTIENE OCUPADO PERO NO TE LLEVA A NINGUNA PARTE
mi preocupacion de hoy, no quita los problemas del mañana, quita la fuerza del hoy
preocuparse era bueno, darle 20000 vueltas al problema sin preguntarse por la solucion
DEPENDER DE UN PODER SUPERIOR ME DA SEGURIDAD. En mi familia verse preocupado era sinónimo de ser responsable. Si alguien que afrontaba una situación complicada no andaba con cara de angustia decían «¡Lo veo muy tranquilo! ¿Es que no le interesa?» Se habían acostumbrado al drama. Escuchaba hace poco a un A.A. contando que una vez alguien le dijo que su tarea no era preocuparse de sí mismo, sino que era realizar el propósito de Dios y dejar que Dios se ocupara de él. Que ese era el trabajo de Dios. Eso también me recordó al Mahatma Gandhi quien dijo que la vida se trataba de hacer lo que nos correspondía y dejar el resto a Dios. Ahora procuro no temer. Hago lo que me corresponde hacer y me esfuerzo por confiar en el Dios de mi entendimiento. Para mí ya no es meritorio ni señal de responsabilidad poner cara de angustiado, ni andar contando mi triste historia. Ahora lo veo como falta de fe. Si me reprochan que esté tranquilo, les digo que por supuesto lo estoy porque he hecho mi mejor esfuerzo y puse todo en las manos de mi Poder Superior

error: Content is protected !!
es_ESSpanish