ORACION DE LA SERENIDAD

NO PODEMOS ENCONTRAR PAZ EN EL MUNDO HASTA QUE ESTEMOS EN PAZ CON NOSOTROS MISMOS.

DALAI LAMA

OCUPARNOS DE LO QUE DEPENDE DE NOSOTROS, DESOCUPARNOS DE LO QUE NO DEPENDE DE NOSOTROS

COSAS QUE ESTAN FUERA DE MI CONTROL

  • Las acciones de las demas personas
  • Las palabras de las demas personas
  • Los sentimientos de las demas personas
  • Las consecuencias de las acciones de las demas personas
  • Las creencias de las demas personas, sus juicios y prejuicios e interpretaciones.
  • Los errores de las demas personas
  • falsas esperanzas, expectativas no realistas

Es común que se generen grandes e irrealistas expectativas que nos obsesionan y nos llevan a seguir un camino que no va a ninguna parte. Nuestro tiempo y energía se desperdician creando castillos en el aire en vez de afrontar la vida con realismo. Y es que la realidad puede doler y por eso muchos prefieren vivir en una cómoda negación.

Seguir obstinadamente tratando de cambiar lo que no podemos cambiar, es una tortura animada por una falsa esperanza que no nos permite soltar nuestra carga inútil ni dejar de cargar a los demás con las cargas irracionales que les imponemos. Esa actitud nos produce frustración y resentimientos.


Creamos ilusiones para mantener esa esperanza de alcanzar lo inalcanzable. Decían en una película que en tiempos de desesperación uno se aferra a cualquier cosa y es verdad.

Buscamos cualquier excusa, por absurda que sea, para no rendirnos cosa que nos impedirá rendirnos e iniciar el camino hacia la recuperación.

Necesito de la humildad (conocimiento y aceptación de la verdad) para vivir con los pies en la tierra y evitar caer en esas fantasías que producen la ignorancia y soberbia. Por eso busco la guía de mi padrino, del grupo y de mi Poder Superior que me dará la serenidad en caso de tener que renunciar, fuerza si es que vale la pena continuar y sabiduría para saber cuál de las dos opciones seguir.


LUCHAS INUTILES PRODUCEN SUFRIMIENTOS INUTILES ( QUERER CAMBIAR ALGO QUE NO SE PUEDE CAMBIAR)

Ya no quiero ser un quijote peleando contra molinos de viento. El Primer Paso me ayuda a ser consciente de mis limitaciones. Me ha servido de freno para no continuar en batallas que no llevan a nada, y solo producen heridas en mí y en los demás.

Movido por mi ansia que muchas veces me llevó a la desesperación, me mantenía aferrado  a una lucha contra un contrincante ante el cual estaba en clara desventaja. Mi ensimismamiento no me permitía ver más alternativas. Lo que esperaba la gente de  mí fue también una motivación para no detenerme. El capitán debía hundirse con su barco.

No tiene nada de noble seguir peleando cuando se ve que no es posible triunfar. Lo razonable es recurrir a una liberadora rendición. Dejar atrás la esperanza que nos mantiene aguardando la resurrección de un muerto que ya es solo polvo, nos trae paz y permite proseguir libremente nuestro camino. Reconocer nuestra incapacidad para ganar una lucha no es una muestra de debilidad o irresponsabilidad sino de fortaleza espiritual.

Derrotarme es una victoria sobre mi orgullo y una clara manifestación de humildad que es la que me sana y me lleva a la felicidad. Por eso no siento culpa cuando, por la gracia de Dios, obtengo la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, y depongo las armas que se habían vuelto en mi contra.


COSAS QUE SI PUEDO CONTROLAR


Mis palabras
mi conducta
mi esfuerzo
mis errores
mis ideas
mis consecuencias
————–


valor para cambiar ( solo por hoy probare un comportamiento nuevo)


¿Cómo voy a obtener un resultado diferente si sigo haciendo lo mismo? Lo desconocido produce temor por lo que probar cosas nuevas puede que no resulte sencillo.


Cuando quiero  iniciar un cambio generalmente mi reacción es posponer. En esos momentos le pido a mi Poder Superior su guía y el valor para cambiar las cosas que sí puedo. Luego acciono calmadamente. Quizá de primera entrada mi actitud no sea natural porque estoy frente a una situación nueva, pero sé que con la práctica puedo ir mejorando. Lo importante es mi disposición de dar ese primer paso que es el que todos más tememos dar.


Escucho muy a menudo la frase «quisiera ser diferente». La manera de ser diferente es actuar diferente. No he encontrado otro método. Si quiero perder el miedo a hablar en público, tengo que hablar en público para fortalecer la confianza en mí mismo. Si quiero dejar de ser controlador, tengo que refrenar mis deseos de que los demás hagan lo que quiero y soltar las riendas. Para ser una persona de fe, debo de dejar de escuchar al miedo. Si no quiero seguir llegando tarde al trabajo, tengo que levantarme más temprano. Si mi deseo no va acompañado de acción nunca se hará realidad, como nunca se hará realidad un edificio si solo hago el plano y no lo construyo.


Ante el reto de reinventarme surgen las excusas como «yo no sirvo para eso», «después me animo» o «estoy muy viejo para cambiar». Insisto en que el Paso Siete es considerado uno de los pasos olvidados porque implica trabajar con un Poder Superior para adquirir nuevos comportamientos y preferimos pasar por alto ese desafío. ¿Cuál es el resultado de este paso? Pues ni más ni menos que adquirir la gobernabilidad de nuestra vida y las capacidades que admitimos no tener al hacer el Primer Paso.


Si no intento cambiar, el programa será nada más una excusa para engañar a mi conciencia creyendo que de verdad quiero cambiar porque «estoy metido en un programa de recuperación».


valor para reconocer mi imperfecta humanidad
valor para pedir disculpas
valor para ser como soy
valor para hablar de lo que siento
valor para hacerme responsable de mis acciones
valor para perdonar
valor para superar las dificultades con dignidad
valor para mejorar mi vida


SABIDURIA


NUESTRA SABIDURÍA: LA PRIMAVERA QUE SIEMPRE NOS ACOMPAÑA
«Nuestra sabiduría es como una flor que crece en la nieve: fuerte y a la vez delicada, capaz de hacerse ver en los terrenos más extensos y de crear primavera en el más duros de los inviernos.
Esta flor, querido lector, te pertenece; tan solo espera que la sientas en tu corazón y que creas en ella en tu mente, si así lo haces la verás crecer en cualquier circunstancia de tu vida. ¿Quién teme al invierno pudiendo ser siempre primavera…? «


«aprender no para acumular conocimientos como un tesoro personal, sino para emplear lo aprendido al servicio del mundo» Rudolf Steiner


saber cuando retirarse es tan importante como saber cuando insistir


el conocimiento no da sabiduria, cuando un conocimiento es vivido me da sabiduria.


¿Qué significa la oración de la serenidad?


Esta hermosa Oración fue escrita por un hombre llamado Reinhold Niebuhren 1943. Las palabras tienen un significado especial para aquellos que están“buscando paz” en tiempos de agitación, desesperación o incertidumbre en sus vidas. Esta oración ha sido asociada con los Programas de Doce Pasos, ofreciendo fortaleza y calma mientras se persigue una vida más estable.


Primero, al decir estas palabras, estamos reconociendo la existencia de Dios y que Él es verdaderamente el único que puede traernos paz interior a pesar de las circunstancias caóticas. Su presencia maravillosa en nuestras vidas nos trae la serenidad que no podemos encontrar en ningún otro lugar. Hay un verso en la Biblia que dice que la paz de Dios sobrepasa todo entendimiento humano: â€œY la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:7). Hasta que permitamos que la â€œpaz de Dios”entre a nuestra mente, nuestro corazón, y nuestra alma, nunca experimentaremos aquella paz suprema que desafía las circunstancias más severas de la vida.


Está Oración continúa hablando de aceptación, valor y sabiduría. Todo conlleva a pedirle y permitirle a Dios que nos dé estas cosas. En otras palabras, es rendirse a Él. La segunda parte nos recuerda que nuestra confianza debe estar en Dios para arreglar las cosas, reconociendo que generalmente no tenemos un control real sobre los sufrimientos en este mundo pecaminoso o las acciones de otros. 

¡Confía en Él y vive un día a la vez, disfrutando de cada momento!

LO QUE NO PUEDO CAMBIAR : TAPAR EL SOL CON UN DEDO, MORDER UNA PIEDRA


LA ORACION DE LA SERENIDAD


DIOS
Con esta palabra se admite la existencia de una conciencia de un Poder Superior a mí mismo.


CONCÉDEME

Diciendo esta segunda palabra, admito que esta conciencia o Poder Superior es capaz de conceder y proveerme a mí y a otros.
Pedir para uno mismo no es incorrecto (dicen aquellos que tienen un cierto desarrollo espiritual) si es un pedido para mejorar como persona, para cambiar mi carácter o mi manera de relacionarme, porque este cambio no sólo es una mejora para mí, sino también para todas aquellas personas que tienen que convivir conmigo.


* SERENIDAD *


Es la calma, compostura y paz interior que me da la capacidad de trascender mi ego para pensar y obrar con sano juicio.


* PARA ACEPTAR *


Tomar las situaciones tal como son, exactamente ahora, ya que mi vida transcurre en el presente.


* LAS COSAS *


Darme cuenta que la tragedia, la muerte, el dolor, la pena y los reveses son parte de mi vida, que no son ni buenas ni malas.
Aceptar mi humanidad y mis fallas, aceptar las perdidas en mi vida tal como son.
Antes del valor para cambiar cualquier parte de mi vida que no me guste, debo aceptarla tal como es sin reticencias.


* QUE NO PUEDO CAMBIAR *


Todos los eventos y condiciones que están más allá de lo que puedo o debo querer cambiar.


* VALOR *


La cualidad que me permite tratar con los problemas y realidades de la vida sin recaer en la enfermedad.
La determinación de afrontar todos estos asuntos a los que antes huía.
La fortaleza de espíritu de encarar las negativas y la entereza en la práctica de la fe, humildad y honestidad.


* PARA CAMBIAR *


Enfrentar de manera honesta y directa esos asuntos negativos, procurando una diferencia para mí y mis condiciones de vida, tomar una parte activa en esos cambios.


* LAS COSAS QUE PUEDO *


Procurar ayuda para tomar las decisiones correctas con todo aquello que no es lo mejor de mi vida, debo continuar encarando la realidad y constantemente trabajar para mi crecimiento y progreso.


* Y SABIDURÍA *


La habilidad de sobreponerme a mi ego y elaborar juicios sanos sobre mí y mi vida, para luego pedir a un Poder Superior y a otros la justa dirección para mí mismo.


* PARA RECONOCER LA DIFERENCIA *


La capacidad de entender la clara realidad de los hechos.
Ver la diferencia de las cosas en mi vida con más conciencia de mí mismo y de los otros.
Necesito la capacidad de valorar más el amor sobre el egoísmo.


LA ORACIÓN DE LA SERENIDAD_


Como podemos encarar nuestra vida en forma positiva mediante el empleo de la Serenidad:


ACEPTO LAS COSAS QUE NO PUEDO CAMBIAR
: son muchas las cosas que no puedo cambiar, el pasado, el futuro ni a otras personas. Yo debo aceptar el hecho de que puedo ser atento y amoroso con los de mi familia todo el tiempo que esté sobre la tierra.
Lo que para mí representa la pérdida de amigos y su cariño y amor, debo aceptarlo pensando que ellos han avanzado en su sendero de la vida. Yo no puedo cambiar a la gente a pesar de que yo intente decirles muchas veces cuál es la mejor forma, desde mi punto de vista. Solo me puedo cambiar a mi mismo.


TENER VALOR PARA CAMBIAR LAS COSAS QUE PUEDO : esto es, cambiar mi manera de ser, debo siempre tratar de mejorar día a día, no debo criticar ni juzgar a nada ni a nadie, ya que nunca puedo saber qué es lo que hay detrás de su comportamiento que puede ser que no me guste.
Debo cambiar mis emociones convirtiéndolas en esperanza, amor, valor y alegría de vivir. Todo esto lo puedo lograr si empleo la suficiente luz y amor para hacerlo.


SABIDURÍA PARA VER LA DIFERENCIA
: Si veo cosas que no me gustan, es hora de ir a mi interior y ver lo que produce estas reacciones, debo buscar las fallas dentro de mí y no en otros y por consiguiente el otro es un espejo para que yo vea mis fallas.
Debo aceptar la idea de que todos somos Uno que venimos del mismo Creador y por consiguiente no me debe importar diferencia de idioma, de color de piel ni de raza. Todos somos hermanos y todos estamos aquí en la Madre Tierra con el fin de evolucionar y ser cada vez mejores.


¿Qué es SERENIDAD?
Es la calma, la paz interior, el equilibrio emocional, el saber enfrentar las cosas que me presenta la vida, teniendo en cuenta que mi alma ha elegido esta vida antes de nacer, aunque yo no esté consciente de ello. La Serenidad me ayuda a enfrentar la vida de la mejor manera posible.


¿Qué es el VALOR?
Es lo que necesito para vivir el día a día, para enfrentar un peligro que se me pueda presentar. El tener Valor no significa debilidad, al contrario significa la capacidad de cambiar las cosas que podemos cambiar.


¿Qué es la SABIDURÍA? Es lo que todos tenemos en nuestro interior pero de lo que en la mayoría de los casos no estamos conscientes. Siempre tenemos la tendencia de buscar las respuestas afuera y no nos damos cuenta de todo el caudal que tenemos nosotros mismos. Es por ello que pido al Creador que me otorgue SERENIDAD y VALOR además de SABIDURÍA.


Nada te turbe
Nada te espante,
Dios no se muda
La ESPERANZA todo lo alcanza
A quién a Dios tiene, nada le falta,
Solo Dios basta.
Soltar riendas 3°paso.
Juntos podemos hacer lo que nunca pudimos hacer solas y solos.

error: Content is protected !!
es_ESSpanish