PLAN DE GASTOS


“La sesión de alivio de presión resulta en la formulación de un plan de
gastos, el cual pone nuestras necesidades primero, además de un plan de
acción para resolver nuestras deudas y para tomar los primeros pasos hacia
la solvencia¨
Séptima Herramienta de Deudores Anónimos.
¿Qué es un plan de gasto?
El plan de gasto nos da un proyecto detallado para nuestra recuperación
financiera y nos provee las guías necesarias para el gasto en cada área de
nuestra vida. Existe una gran diferencia entre el plan de gasto y un
presupuesto. El presupuesto denota apretarse el cinturón privándonos a
nosotros mismos, mientras el plan de gasto nos da la capacidad de escoger
como vamos a gastar nuestro dinero. Con un presupuesto sentimos que casi
siempre estamos como ¨ahogándonos¨, sin embargo con un plan de gasto
somos capaces de continuar siempre con nuestras cabezas arriba del agua.
¿Porqué tenemos un plan de gasto?
Cualquiera que hayan sido las circunstancias que nos trajeron a Deudores
Anónimos, encontramos que todos nosotros sufrimos de un síntoma en
común, vaguedad. Muchos deudores compulsivos gastan inconscientemente
hasta el punto en que todos los fondos disponibles han sido gastados antes
de cubrir las necesidades básicas (comida, renta, atención médica/dental,
reparación de automóvil, etc).
Un plan de gasto nos ayuda a reemplazar la vaguedad por claridad
capacitándonos para ver en donde va a ser empleado nuestro dinero en
forma mensual. El gasto planeado entonces, se convierte en una forma de
hacernos cargo de nosotros mismos. El gastar ya no es más una forma de
rehuir de nuestros sentimientos y nuestras responsabilidades. La claridad
que obtenemos con el dinero tiende a extenderse a otras áreas de nuestras
vidas.
Un plan de gasto también nos provee

de lo que realmente necesitamos y
queremos en nuestras vidas, por ejemplo, ropa nueva, vacaciones, regalos,
etc., en resumen, todas las cosas que creímos que sólo con tarjetas de
crédito u otras formas de créditos sin garantía podíamos comprar.
Muchos de nosotros vinimos a D.A. estando sumidos en una profunda
deuda. Con el tiempo, el plan de gasto incluye un plan para el pago de la
deuda, el cual nos permite una distribución manejable de fondos sin
necesidad de que nos privemos a nosotros mismos de nuestras necesidades
y gustos.
¿Cómo obtengo un plan de gasto?

Las personas nuevas en D.A. adquieren su primer plan de gasto durante su
primer sesión de alivio de presión. De hecho, desarrollar un plan de gasto es
generalmente el primer orden de los negocios
Normalmente un miembro de D.A lleva sus registros diarios por 6 semanas
antes de desarrollar un plan. Aunque es recomendable que usted acumule
por lo menos 6 semanas de registros financieros, el plan de gasto
generalmente cubre un ciclo mensual de ingresos/egresos.
El Plan de gastos ideal
La primera parte del proceso de desarrollar un plan de gasto es preparar un
plan ideal que nos dé la idea en general de cuanto dinero necesitamos para
estar confortable en cada categoría. Este tipo de plan de gasto no
necesariamente toma en cuenta nuestros ingresos o el pago de nuestras
deudas. El plan ideal de gasto nos ayuda a expandir nuestros horizontes.
Adquirimos el plan ideal de gasto discutiendo cada categoría en nuestra
sesión de alivio de presión. A través de esa discusión, las áreas de exceso
de gasto o de auto-privación son detectadas. Por ejemplo, pudimos haber
comido siempre en restaurantes, y hasta invitado amigos, y pudimos nunca
haber tenido dinero para ir donde el dentista o el médico. Un plan ideal de
gasto asigna una porción de nuestro ingreso para nuestras necesidades
médicas, y probablemente tengamos que comer fuera menos
frecuentemente.
Este proceso puede parecer extravagante para los nuevos. Sin embargo, sin
la idea de un plan ideal, todo lo que tenemos es un presupuesto. En nuestra
experiencia, usando un presupuesto siempre nos provoca la sensación de
privarnos a nosotros mismos, lo cual nos guía de vuelta hacia la deuda. Con
la idea de un plan ideal nosotros tenemos la visión de para que queremos
trabajar y el grupo de alivio de presión nos ayuda a movernos hacia ello.
Una manera de darse cuenta de nuestra visión es poner en una lista lo que
queremos y necesitamos y llevarlo a la sesión de alivio de presión. Luego
pedimos una orientación de como obtener las cosas de nuestra lista sin
necesidad de incurrir en deuda. Otros utilizan el grupo de alivio de presión
para ayudarse a desarrollar dicha lista.
El plan de gasto realista
A continuación, estamos listos para formular un plan de gasto que sea el
adecuado para nosotros. Trabajando con nuestro grupo de alivio de presión,
depuramos el plan ideal de gasto, ahora teniendo en cuenta nuestro ingreso
disponible. No dejamos fuera ninguna de nuestras necesidades básicas
(incluyendo viajes y entretenimiento) y no incluimos pagos de deuda a menos
que el grupo de alivio de presión crea que todos nuestras necesidades
básicas están cubiertas.
El mini plan de gasto

Habrá ocasiones en las que el dinero se queda corto y vemos que no
podremos salir adelante en cierto período. En estas situaciones,
desarrollamos un mini plan de gasto el cual provee una salida temporal de
esas dificultades.
El mini plan de gasto puede incluir una cosa que nos evite sentirnos
deprimidos. Por ejemplo, algunas veces el grupo de alivio de presión señala
que podría ser importante gastar en ir al cine.
Planes de gasto subsecuentes
Conforme pasa el tiempo, los ingresos y las necesidades varían, haciendo
apropiado modificar el plan de gasto para que este refleje nuestra nueva
realidad. Esto puede realizarse posteriormente en una sesión de alivio de
presión o consultarse con el grupo de alivio de presión.
¿Que categorías incluye el plan de gasto?
A pesar de que el plan de gasto difiere entre las personas casadas o las
solteras, todos los planes de gasto tienden a llevar las mismas categorías en
común, como éstas:
Ingresos mensuales
Salario
Comisiones
Regalos
Devoluciones
Dividendos
Intereses
Inversiones
Reembolsos
Pensiones
Gastos mensuales
Comida
Casa
Transporte
Comida
Cuidado personal
Salud
Entretenimiento
Regalos
Iglesia
Apoyo monetario para los niños, la familia
Vacaciones
Negocios personales
Cuidado de los dependientes
Inversiones
Seguros
Impuestos
Pago de Deudas
Pensiones

Apoyo familiar.
Existen otras muchas categorías relacionadas con ingresos y gastos que un
individuo puede tener, pero lo más importante es observar claramente cada
área en donde el dinero es recibido y gastado. El usar nuestro plan de gasto
nos lleva a la recuperación financiera. Además, adquirimos una gran
conciencia del patrón de nuestros gastos, lo cual es el primer paso hacia el
cambio.
La característica común del deudor compulsivo es la inhabilidad para ahorrar
dinero. El plan de gasto puede proveer una forma de ahorro constante sin
importar si son $5 o $1000 al mes. La cantidad de dinero no importa. Lo que
importa es apartar cualquier cantidad de dinero en una forma regular.
El objetivo final es el gasto consciente. El gasto consciente nos mantiene en
el aquí y el ahora. Gastamos sólo lo que tenemos, y lo hacemos sabiendo
nuestras necesidades y deseos.
¿Cómo utilizo el plan de gasto?
Un plan de gasto es tan efectivo como lo hagamos. Refiriéndonos al plan de
gasto durante el mes nos permite ver como nos estamos manejando al
comparar nuestras cifras para el día o la semana con lo que asignamos en
cada categoría. Por ejemplo, si planeamos gastar $100 en ropa durante el
mes, y en nuestra primer semana gastamos los $100, sabremos que gastar
más dinero en ropa esta fuera del alcance de nuestro plan de gasto. A la
inversa, si planeamos gastar $150 en comestibles y después de una semana
hemos gastado $40, podemos observar que estamos de acuerdo a nuestro
objetivo. Como sean los resultados, lo importante es ver si el plan de gasto
esta funcionando para nosotros.
Nos esforzamos porque haya progreso, no perfección. Rara vez, logramos
ser exactos en cada categoría, pero eso no nos desilusiona. Usamos el plan
de gasto como una guía. Tomamos nota de lo mucho que hemos mejorado
en el cuidado de nuestras necesidades reales y deseos en lugar de gastar
compulsivamente.
Tenemos la libertad de hacer la elección correcta durante el mes, cuando hay
situaciones extraordinarias que se nos presentan. Por ejemplo, uno de
nuestros miembros tuvo que hacer un gasto inesperado de $800 en la
reparación de su auto. Ella encontró el dinero sacando un poco de cada
categoría de sus gastos. Esto le demostró que tan flexible y de tanta ayuda
puede ser el plan de gasto con el resultado además de sentirse más confiada
en su habilidad para salir adelante en situaciones económicas difíciles.
En otro ejemplo, una de nuestros miembros se le ofreció un viaje a Hawaii
con los gastos de hotel y avión pagados por una semana. El viaje no estaba
incluido en su plan de gasto. Si embargo al consultarlo con su grupo de alivio
de presión y utilizando los fondos que tenía en su categoría mensual

correspondiente a ropa, ella podía ir al viaje sin necesidad de incurrir en
deuda, así que fue.
El objetivo final es el gasto consciente. El gasto consciente nos mantiene en
el aquí y el ahora. Gastamos sólo lo que tenemos, y lo hacemos sabiendo
nuestras necesidades y deseos. Usando nuestro plan de gasto de esta
manera, se reduce la posibilidad de incurrir en deudas. Sabemos que nos
alcanza para cubrir nuestras necesidades.
¿Cómo hago compras mayores?
Antes de venir a D.A muchos de nosotros hicimos compras mayores cayendo
en deudas sin garantía. Otros acumularon tanta deuda sin garantía en cosas
como ropa, comidas afuera, CDs, y otras cosas similares, que los pagos de
esas compras requirieron los fondos que pudieron haber apartado para
comprar cosas como televisión o computadora.
Los planes de gasto nos proveen de una manera para adquirir cosas de alto
precio al colocar cierta cantidad de dinero mensual dirigida a la compra de
dicho objeto y probablemente reduciendo así la cantidad de dinero a pagar a
los acreedores. Colocando el dinero de esta forma nos permite ver que
muchas cosas que nunca creímos tener pueden ser compradas sin incurrir
en una nueva deuda. Podemos también planear la compra a largo plazo de
una casa o un automóvil que puedan requerir una deuda con garantía.
¿Cuáles son los beneficios y efectos de usar un plan de gasto?
Cuando seguimos un plan de gasto, los resultados son nuevos patrones de
conducta al hacer nuestros gastos, así donde antes se generaban
sentimientos de miedo, culpa y cólera ahora se desarrollan nuevos
sentimientos de confianza y alivio. Algunos de nosotros nos paralizamos con
el hecho de comprar una computadora o muebles, temiendo que nunca nos
iba a alcanzar el dinero así que recurrimos a la deuda. Algunos de nosotros
acostumbramos pasar penas y ponernos a nosotros de último, porque nos
sentíamos culpables en ponernos primero, por ejemplo por tomarnos unas
vacaciones. Otros se sintieron enojados al no poder comprar
compulsivamente en una tienda de departamentos sin sufrir las
consecuencias de tener menos dinero para comestibles. Una vez que
encontramos la fe para comenzar a vivir de acuerdo a nuestro plan de gasto,
el alivio y la confianza se desarrollan. Comenzamos a ver que hay dinero
suficiente y que nuestras necesidades están cubiertas.
Para todos nosotros, el plan de gasto provee un sentimiento de balance.
Coloca nuestras deudas en perspectiva, de tal forma que pagos a los
acreedores nos son hechos a expensas de nuestras necesidades básicas.
Elimina la auto-privación y refrena la sobre-complacencia. Los efectos
específicos, sin embargo, varían conforme cada individuo. Por esto para
algunos puede significar aprender a gastar menos en salidas a comer y para
otros puede significar lo contrario.

Para cada uno, el plan de gasto resulta en la claridad y liberación del
pensamiento obsesivo. Con un plan de gasto en nuestras vidas,
comenzamos a abandonar nuestras viejas ideas de nuestra baja auto-estima
y comenzamos a aceptar que la prosperidad y la abundancia puede ser
nuestra. Una vez que nuestro gasto esta dentro de una correcta perspectiva,
comenzamos a entender las causas subyacentes y las condiciones de
nuestro comportamiento compulsivo y creamos un trabajo, familia y
relaciones personales más saludables.

12 PROMESAS DA

En el programa de Deudores Anónimos nos hemos congregado para compartir nuestro camino de recuperación de la enfermedad de la deuda compulsiva. Existe una esperanza. Al trabajar los 12 pasos de DA desarrollamos nuevas formas de vivir. Cuando trabajamos los 12 pasos y utilizamos las herramientas de DA comenzamos a recibir estos dones del programa:

1. Donde antes sentíamos desesperación, comenzamos a sentir una nueva esperanza.

2. La claridad reemplazará a la incertidumbre. La intuición y confianza sustituirán a la confusión y el caos. Viviremos vidas comprometidas, tomando las decisiones que mejor se adapten a nuestras necesidades, y llegaremos a ser las personas que estábamos destinadas a ser.

3. Viviremos dentro de nuestras posibilidades, sin embargo, nuestros medios no nos definirán.

4. Empezaremos a vivir con prosperidad, libres de miedos, angustias, resentimientos o deuda.

5. Nos daremos cuenta que somos lo suficientemente validos; y aprenderemos a valorarnos a nosotros mismos y a nuestras contribuciones.

6. El aislamiento dará paso al compañerismo; y la fe desplazará al miedo.

7. Reconoceremos que tenemos bastante; nuestros recursos serán generosos y los compartiremos con otros y con D.A.

8. Dejaremos de compararnos con los demás; los celos y la envidia se desvanecerán.

9. La aceptación y la gratitud reemplazaran al remordimiento, a la auto-compasión y al anhelo.

10. Dejaremos de temerle a la verdad; pasaremos de escondernos en la negación a vivir en la realidad.

11. La honestidad guiará nuestras acciones hacia una vida rica en significado y propósito.

12. Reconoceremos como fuente de nuestra abundancia a un Poder Superior a nosotros. Seremos capaces de pedirle su ayuda y guía, y tendremos fe en que nos serán concedidas.

Todo esto y mucho más es posible. Al trabajar este programa con integridad y dentro de nuestras posibilidades, un día a la vez, una vida llena de serenidad y prosperidad será nuestra.

Categorías DA

MANTENIMIENTO DE REGISTROS

“Mantenemos registros de nuestros ingresos y gastos diarios, de nuestros ahorros y del
retiro de cualquier porción de nuestras deudas pendientes.”

El Primer Paso de Deudores Anónimos es “Admitimos que éramos impotentes sobre
nuestras deudas, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables”. Nuestra ingobernabilidad
se debía, en parte, al temor que teníamos de conocer la realidad de nuestra situación
financiera. Evitamos ver claramente lo que ganábamos, cómo lo gastábamos, lo
que ahorrábamos y lo que debíamos. Apuntar y llevar las cuentas de nuestra situación financiera
es una herramienta que utilizamos para ayudarnos a ver nuestra situación económica
sin temor. Cuando nos enfrentamos a nuestros temores al utilizar esta herramienta
nos apoyamos en la fortaleza de otras personas que han seguido este camino antes
que nosotros.

Llevar nuestras cuentas nos da claridad. Podemos ver la situación en la que nos encontramos
y podemos desarrollar los planes necesarios para cambiarla. Para la mayoría de
nosotros y de nosotras, apuntar y llevar diariamente nuestros registros es la primera herramienta
concreta que nos da el programa de DA. Empezamos nuestra recuperación
anotando cada gasto, desde los 80 céntimos de una llamada telefónica a los 40 euros de
una camisa. También apuntamos todas las entradas o ingresos, tales como sueldo, regalos,
intereses a nuestro favor o devoluciones de pólizas de seguros o de nuestra empresa.
Estos registros diarios constituyen la base para desarrollar un plan de gastos, un plan
para pagar nuestras deudas, un plan de ganancias o un plan de acción.
Apuntando y llevando nuestras cuentas empezamos a trabajar los primeros tres Pasos de
Deudores Anónimos. Nos hemos dado cuenta de nuestra impotencia en incurrir en deudas
no garantizadas. Admitimos que nuestra forma de manejar el dinero no funciona. Reconocemos
que un Poder Superior a nosotros mismos nos puede devolver el sano juicio y
por ello tomamos la decisión de entregar nuestra voluntad y nuestras vidas a ese Poder
Superior, siguiendo las instrucciones que DA nos proporciona y trabajando el resto de los
Doce Pasos de Deudores Anónimos.
A continuación describiremos los tipos de registros que los miembros de DA llevan y cómo
esos registros nos han ayudado en nuestra recuperación.
¿Qué tipo de cuentas llevan los miembros de DA?
Las formas de apuntar y llevar las cuentas de los miembros de DA son tan variadas como
las diferentes personalidades de quienes integran nuestra agrupación. Sugerimos que lleve
usted un rango de métodos y no una forma absoluta o concreta. Cada persona, ayu

dada por otras personas miembros de DA, un padrino o madrina, o un grupo de descompresión,
desarrolla lo que mejor pueda funcionar para él o ella en su situación. Lo más
importante para nosotros y nosotras como deudores compulsivos es asegurarnos de que
nuestra forma de apuntar y llevar nuestras cuentas nos ofrece la claridad que necesitamos
para recuperarnos de la “vaguedad fatal” que nos ha afectado en el pasado.
Registros diarios
Cada día anotamos nuestros gastos e ingresos. Muchos y muchas de nosotras nos hemos
resistido a utilizar esta herramienta. Algunas veces el simple hecho de comprar un
cuadernillo pequeño para este propósito nos ha ayudado a disipar la resistencia inicial.
Llevar el cuaderno y apuntar cada compra que hemos hecho, nos ha ayudado a acostumbrarnos
a anotar lo que gastamos.
Al final del día algunos miembros calculan el total de sus gastos y de sus ingresos en la
misma página. En algunos casos un talonario sirve para anotar los gastos que hemos realizado
sin haber utilizado dinero. Cada persona apunta dónde y cómo le resulte más conveniente.
Un registro del día puede parecerse a lo siguiente:
2 de Febrero
Teléfono 0.25
Taxi 5.50
Cafetería 8.13
Tintorería 12.54
Comida 14.76
Total 41.18
Registros mensuales
Después de llevar el registro de cuentas diariamente durante un mes, distribuiremos los
gastos en categorías y tendremos un registro mensual de nuestros gastos e ingresos. Algunas
personas llevan estas cuentas en un cuaderno, una hoja de cálculo o algún otro
programa de ordenador. Las categorías de nuestros gastos pueden haber sido elaboradas
en una reunión de descompresión. Nuestro objetivo es asegurarnos de que se toma en
consideración nuestra lista de necesidades personales y de que las categorías reflejan
nuestro estilo de vida. Al final de este folleto ofrecemos como ejemplo una lista de categorías

A continuación indicamos lo que puede ser un registro parcial del registro mensual:
Febrero, 2001
Gastos:
Alquiler 800.00
Ropa 252.80
Teléfono 76.12
Limpieza 85.00
1213.92
Ingresos:
Nómina 3350.00
Comisiones 500.25

Intereses 25.33
3875.58
Registro de deudas
Total de deudas
En la primera fase de nuestra recuperación hacemos un registro de lo que debemos a
cada acreedor y del total de nuestras deudas.
Pago de deudas
Después de hacer un plan de pago de deudas con la ayuda de un grupo de presión, llevamos
un registro de los pagos de deudas en el que anotamos los pagos que vamos haciendo.
Algunas personas anotamos las deudas de cada acreedor por separado en una
hoja para saber lo que hemos pagado a cada uno. Estos registros llevan la fecha de cada
pago, lo que hemos pagado parcialmente y lo que nos queda por liquidar.
A algunas personas nos ha ayudado hacer un balance para cada acreedor que puede ser
como el siguiente:
Préstamo del Banco: 20.000
Fecha Cantidad pagada Balance
12/2000 200.00 800.00
1/2001 200.00 600.00
2/2001 200.00 400.00
Registro de Deudas liquidadas
Es importante llevar y guardar un registro de nuestro éxito en el pago de nuestras deudas.
Esto nos recordará nuestro progreso. Este registro puede ser como el siguiente:
Acreedor Cantidad Liquidado
Banco 1000.00 Junio 20/99
Colegio 600.00 Mayo 25/97
Papa 500.00 Julio 12/00

Ingresos
Anotamos nuestros ingresos cuando los recibimos. Hay muchas formas de llevar estas
cuentas. Intentaremos otra vez encontrar un método que funcione específicamente en
nuestro caso y que nos ayude a clarificar nuestra situación financiera. Para algunos de
nosotros y de nosotras esto significa apuntar los ingresos en nuestro talonario del banco.
Para otros será mejor mantener una hoja de nuestros ingresos por separado. Lo mejor es
quizá hablar con otras personas que sean miembros de DA para saber lo que funciona
mejor para ellas. El conocer nuestros ingresos es tan importante para nuestra recuperación,
como aprender a saber cuáles son nuestros hábitos de compra.
Gasto real versus Plan de Gastos
A algunos de nosotros y de nosotras nos gusta llevar un registro de nuestros gastos
reales comparándolos con lo establecido en nuestro plan de Gastos. Este proceso nos
revela si realmente estamos llevando a cabo las acciones correspondientes después de
nuestra reunión de descompresión. También nos ayuda a ver si necesitamos hacer cambios
en algunas áreas de nuestros gastos o de nuestros ingresos.
Cuentas bancarias
Para algunos deudores las cuentas de cheques son confusas. Muchos de nosotros y de
nosotras no pudimos hacer el balance de nuestros talonarios y preferimos seguir viviendo
sin saber si un cheque podía poner nuestra cuenta en números rojos o no. Cuando llegamos
a DA aprendimos a llevar un balance continuo de nuestro talonario y a compararlo
con el extracto que recibíamos del banco. Conciliar nuestros talonarios con el extracto del
banco en lugar de ser una tarea que temíamos hacer se volvió una experiencia satisfactoria

Sorprendentemente para algunos, las instrucciones en la parte posterior del extracto bancario
proporcionan las instrucciones que necesitamos para completar esta tarea.
Para aprender a conciliar nuestro talonario algunas personas necesitamos la ayuda de
otros miembros de DA, un grupo de alivio de estrés o de presión o un padrino o madrina.
Otras personas han llamado a otros miembros antes de conciliar su estado bancario. Esta
forma de registrar nuestros gastos indica responsabilidad respecto de nuestro dinero y de
los cheques que emitimos.
Otros registros
Algunas veces nos encontramos con que es importante llevar otro tipo de registros. Todo
depende de nuestra personalidad. Algunas personas llevan registros de cómo gastan su
tiempo, las acciones que han seguido después de una reunión de alivio de presión o en
relación a algún acreedor, o el progreso que han obtenido con los Doce Pasos de Deudores
Anónimos. Ahora decidimos hacer lo que sea necesario para obtener mayor claridad y
un mayor crecimiento en nuestras vidas, recordándonos también, que no necesitamos seguir
solos este camino. Nuestro Poder Superior, los padrinos y madrinas, los grupos de
presión y los demás miembros de DA nos dan la fortaleza y guía para realizar las acciones
positivas que cambiarán nuestras vidas.
¿Cuáles son los beneficios de llevar nuestros Registros?
Apuntar diariamente nuestros gastos e ingresos nos libera de la ansiedad o temor que
nos produce el desconocimiento de nuestra situación económica. Aprendimos en DA que
la claridad nos atemoriza menos de lo que pensábamos y nos ayuda a lograr un equilibrio
en nuestro camino hacia la recuperación. El daño que nos hicimos aparece cuando empezamos
a ver los números. Ya no podemos ignorar más nuestros hábitos autodestructivos
tales como negarnos nuestras necesidades de atención médica o de dentista, comprando
con frivolidad cosas que no queremos o privándonos de diversiones, entretenimiento
o vacaciones. En el otro extremo nos dimos cuenta de que gastábamos de una
forma no controlada en comidas fuera de casa todo el tiempo, comprando regalos a los
demás, o comprando ropa y cosas que no queríamos ni necesitábamos.
Cuando empezamos a llevar nuestras cuentas vimos claramente la realidad de nuestras
vidas. Sentimos ataques de ira, cólera, resentimientos y después, autocompasión, odio
hacia nosotros mismos y miedo. Estos sentimientos fueron reemplazados por esperanza y
serenidad al tener más experiencias sin incurrir en deudas no garantizadas y en trabajar
los Doce Pasos de Deudores Anónimos. Aprendimos a ser humildes y tuvimos la buena
voluntad de dejar que un Poder Superior nos guiara. Cuando utilizamos las Herramientas
y los Pasos de Deudores Anónimos nuestros pensamientos e intenciones sincronizaron
con la voluntad de nuestro Poder Superior. Experimentamos un crecimiento en nuestra
autoestima y autoaceptación y en el amor por nosotros y nosotras mismas cuando continuamos
aceptando nuestra situación y desarrollamos fe en nuestra capacidad de cambio.

¿Cuáles son las categorías que usan los miembros de DA?
Nuestra experiencia nos dice que las categorías de cada miembro de DA pueden ser diferentes.
Las categorías pueden expandirse de acuerdo con el proceso de recuperación.
Más abajo presentamos una lista de categorías que pueden ser interesantes para usted.
Desde luego esta lista sólo es una sugerencia. Le animamos a que establezca usted las
categorías que puedan ayudarle mejor. Recuerde que debemos hacérnoslo fácil.

COMO EMPEZAR

Primeros Pasos para el Recién Llegado:

Dejar de incurrir en nuevas deudas no garantizadas
En primer lugar, le sugerimos que deje de incurrir en nuevas deudas no garantizadas, un día a la vez. Deuda sin garantía es deuda que no está respaldada por algún tipo de garantía. A pesar de que la abstinencia del endeudamiento compulsivo puede ser difícil y dolorosa, esto establece una sólida base para nuestra recuperación.

Asistir regularmente a reuniones de DA
La asistencia a reuniones nos da un sentido de esperanza, la oportunidad de identificarse con los demás, y la oportunidad de conocer a personas que nos pueden ayudar. Puede encontrar una reunión en: http://www.debtorsanonymous.org/admin/index.php/find.

Registrar sus gastos y sus ingresos
Una buena manera de hacerlo es comprar un pequeño bloc de notas o un planificador que sea fácil de llevar. A lo largo del día, anotamos todo lo que gastamos y cualquier ingreso que recibimos, no importa lo pequeña que sea la cantidad. No se desanime si no puede mantener un registro perfecto. Si pierde la pista, comience de nuevo tan pronto como sea posible. Creemos en el progreso, no en la perfección.

Leer literatura de DA
Usted encontrará sugerencias útiles y nuevas perspectivas. También resulta útil leer estos libros: “A Currency of Hope”, El Texto Básico y los Doce Pasos y las Doce Tradiciones de Alcohólicos Anónimos.

Los Doce Pasos
Le sugerimos que empiece a trabajar los Doce Pasos mediante la práctica de las Herramientas de DA. Debido a que las circunstancias que nos trajeron a DA no llegaron de la noche a la mañana, la solución de nuestros problemas también requiere tiempo y esfuerzo. Si bien la utilización de las herramientas de DA proporciona alivio al endeudamiento compulsivo, trabajar los pasos conduce a la recuperación.

El trabajo de los Pasos
Le sugerimos que los trabaje en orden, preferentemente con un padrino o un miembro de DA que los haya trabajado y siga trabajándolos lo mejor que pueda. Para nosotros, el verdadero y duradero resultado a largo plazo de la recuperación, es un despertar espiritual que se adquiere a través de trabajar los Pasos.

Paso uno
Le recomendamos comenzar con el Primer Paso. La sensación de desesperación o “tocar fondo” que sentimos cuando llegamos por primera vez a DA, fue el primer paso en nuestra recuperación. Vimos que nuestros propios intentos de controlar y manipular nuestras deudas no funcionaron. Admitimos que éramos impotentes ante la deuda. Estábamos dispuestos a pedir ayuda.

Encontrar un padrino
Para ayudarle a trabajar el programa, le sugerimos pedir a alguien, que esté en recuperación, que sea su padrino. El padrino nos ayudará a trabajar los 12 pasos, utilizar las herramientas de DA, y llevar a cabo nuestros planes de acción.

Pedir una Reunión de Alivio de Presión
Después de haber registrado sus ingresos y gastos (preferentemente) de 30 a 45 días, asistir por lo menos a seis reuniones, y comprometerse con DA, le sugerimos que pida a dos miembros de DA (generalmente un hombre y una mujer) que se reunan con Vd. en una reunión de alivio de presión (RAP). Estos dos miembros de DA deberían estar abstinentes de incurrir en deuda no asegurada por lo menos durante 90 días, haber tenido dos reuniones de alivio de presión y si es posible, deberían tener problemas de recuperación similares al suyo. Con el tiempo, estos miembros de su grupo de alivio de presión (GAP), le ayudarán a revisar su situación y a formular un plan de gasto y un plan de acción.

Anonimato
Le sugerimos que use el principio de anonimato. A quien vemos y lo que oímos en las reuniones y en conversaciones privadas lo mantenemos de forma confidencial. Este principio permite a todos los miembros la libertad de hablar abierta y honestamente, sin miedo a que nuestras palabras o acciones puedan ser utilizadas para hacernos daño. Por favor, respeten el anonimato de todos los miembros de DA.
Si usted decide que DA no es para Vd., ténganos en cuenta para el futuro. Siempre será bienvenido. Deudores Anónimos estará aquí para cuando lo necesite.

RECUPERACION DEL GASTO COMPULSIVO

Nuestro propósito es triple: “Detener nuestro endeudamiento compulsivo sin garantía, compartir nuestra experiencia con el recién llegado y llevar el mensaje a otros deudores.

Gastar compulsivamente se puede explicar cómo una acción que llevamos a cabo como respuesta al sentimiento de tener que gastar. Por lo común, es una necesidad de gastar con el fin de evitar de manera consciente o inconsciente un sentimiento incómodo. Cuando gastamos a pesar de la decisión o el deseo de no hacerlo, o cuando gastamos en nuestro propio detrimento, estamos gastando compulsivamente.

Algunos efectos de gastar compulsivamente:

Gastar compulsivamente socava nuestra autoestima. Gastar compulsivamente a largo plazo, causa que la gente confíe cada vez menos en nosotros e incluso puede poner en riesgo las relaciones con nuestra familia o amigos. Puede resultar en negligencia hacia nuestros hijos cuando llegamos tarde a recogerlos de la escuela porque hemos ido a “sólo una tienda más” o cuando no hay suficiente dinero para la excursión escolar porque se gastó en algo para complacer nuestro capricho. Debido a que a menudo utilizamos tarjetas de crédito u otras formas de débito, gastar compulsivamente con frecuencia lleva a pedirle prestado a nuestro futuro, y al final, nos encontramos con que nuestra manera de gastar nos ha dejado con poco o ningún ahorro y sí con deudas asombrosas.

Señales de gasto compulsivo:

Tu…  ¿incurres en deudas para adquirir algo?  ¿vas a tiendas sin una lista de lo que necesitas con costos estimados, o sin saber de dónde sacarás el dinero para pagar lo adquirido?  ¿adquieres espontáneamente artículos que se muestran en el aparador de la salida / usualmente compras algo extra en la tienda de abarrotes o en la gasolinera?  ¿haces adquisiciones mayores sin investigar las características comparativas y los precios o sin considerar el impacto financiero a largo plazo de las adquisiciones?  ¿hojeas catálogos de venta por correo, Internet, o tiendas sin tener una adquisición particular en mente?  ¿ves un canal de compras por la televisión?  ¿compras como si fuera una de tus actividades recreativas?  ¿inviertes mucho tiempo pensando y hablando sobre compras y las grandes ofertas que has conseguido?  ¿adquieres grandes cantidades del mismo artículo?  ¿tienes un clóset lleno de ropa sin estrenar, anaqueles llenos de libros sin leer, una bodega llena de herramientas, equipo de hobby u otros artículos, sin utilizar?  ¿racionalizas tus adquisiciones porque lo conseguiste usado o de barata?  ¿compras cosas para alguien más cuando no puedes racionalizar comprarlas para ti?  ¿gastas dinero para satisfacer o impresionar a otros?  ¿ocultas lo que adquieres?  ¿regresas con frecuencia lo que adquieres?  ¿sientes arrepentimiento, remordimiento , culpa o vergüenza después de una compra?  ¿sientes depresión después de que termina un viaje de compras?

 ¿compras para alegrarte?  ¿compras para tranquilizarte?  ¿careces de dinero para el pago de básicos después de haber adquirido cosas menos esenciales?  ¿tienes un esposo, padre o hijo que te critica o se preocupa por tu manera de gastar?

Has…  ¿(tú o tus amigos) bromeado con respecto de tus hábitos de compra?  ¿desatendido responsabilidades básicas por el tiempo que has pasado de compras?  ¿robado artículos cuando no tenías dinero para comprarlos?  ¿creído que una adquisición determinada arreglaría algún aspecto de tu vida?  ¿perdido un trabajo o relación debido a tu forma de gastar?

Si has respondido sí a tres o más de estas señales, puedes ser un comprador compulsivo y Deudores Anónimos puede ayudarte

Recuperándose de Gastar Compulsivamente

¿Es posible recuperarse de comprar compulsivamente? ¡Seguro que sí! El primer paso en la recuperación es reconocer que tenemos un problema con las compras y que podemos ser compradores compulsivos. Si tú estas leyendo este panfleto, probablemente estás próximo a admitir que eres impotente ante tu manera de gastar y que tu vida es ingobernable debido a tu forma de gastar. Al admitir esto, has dado el primero de los Doce Pasos de Deudores Anónimos (DA) para la recuperación y has empezado a andar el camino hacia una vida más serena y feliz, llena de significado y propósito. Hay dos caminos paralelos a seguir para la recuperación de gastar compulsivamente. Uno es modificar conductas que nos ponen en riesgo de gastar inadecuadamente. La otra es eliminar o reducir las causas espirituales o emocionales fundamentales de nuestra manera compulsiva de gastar. Como un tren, no podemos avanzar a menos que nuestras “ruedas” estén en ambos rieles.

¿Cuáles son nuestras probabilidades de recuperación?

Nosotros, quienes sufrimos de gastar compulsivamente, hemos encontrado que cuando tenemos la disposición de seguir el camino de la recuperación que miles de miembros de DA han seguido, tenemos mucha más probabilidad de ser liberados del dolor y la destrucción que el gasto compulsivo y la deuda ocasionan. Encontramos que a través de la práctica del programa de Deudores Anónimos, en compañía de miembros de DA, somos capaces de llevar vidas sanas, satisfactorias y plenas.

Acción es la palabra mágica.

Pocos de nosotros pudimos llevar a cabo y sostener la recuperación solos, lo logramos sólo cuando asistimos regularmente a las reuniones de DA, haciéndonos de un Padrino y practicando los Doce Pasos de DA. Fue entonces que vimos que la recuperación está al alcance de todos nosotros. A continuación una lista de algunas sugerencias que han ayudado a muchos miembros de DA a recuperarse del dolor de comprar compulsivamente:

 Detener el incurrir en deuda no asegurada un día a la vez.  Cancelar y romper todas las tarjetas de crédito no asegurado y cancelar líneas de crédito.  Asistir regularmente a reuniones de DA de apoyo de grupo para contrarrestar la publicidad y otras presiones de la sociedad para gastar y deber.  Desarrollar un plan de gastos.  Registrar y revisar todos los gastos e ingresos y mantener registros del banco en balance.(Ver el folleto de DA “Mantenimiento de Registros”).  Reconocer las señales internas que nos incitan a comprar compulsivamente, tales como la sensación de urgencia o reto.  Ir a tiendas sólo para hacer compras planeadas.  Cancelar los catálogos de compras por correo y evitar examinar rutinariamente los anuncios del periódico.  Dejar de ver los canales de compras, comerciales mudos y enfocar la atención en otra cosa mientras los comerciales están al aire Entrar al Internet sólo para un propósito determinado.  Identifica tus “zonas resbalosas” tales como librerías, ventas de Garaje, tiendas para el mejoramiento de la casa, invernaderos, sitios de compras por Internet, etc. Y mantente alejado de ellas.  Deja el efectivo, la chequera, y las tarjetas de débito en casa cuando estés haciendo comparaciones para realizar una adquisición planeada.  Emplea la regla de las 72 horas. Espera 72 horas después de haber elegido algo antes de comprarlo. Durante el tiempo de espera, utiliza el teléfono para discutir la compra propuesta con tu padrino o con otro miembro de DA. Pregúntate y honestamente responde a “¿Está adquisición esta en mi plan de gastos?” Analiza tus razones para hacer la compra en este momento y cómo la adquisición afectará tus demás metas de compra. Mantén reuniones regularmente para liberar la presión, para ayudarte a distinguir entre necesidades y deseos y para ayudarte a identificar la diferencia entre lo que es verdadero y los deseos satisfechos y obsesiones momentáneas.  Re organiza el tiempo de compras, para que te puedas dedicar a otras actividades y entretenimientos que disfrutes.

La verdad sobre comprar compulsivamente

Una verdad sobre la obsesión de comprar compulsivamente es que tienes que alimentarla para que siga viva. Tendemos a creer que seguir la obsesión de nuestra adicción nos dará alivio, sin embargo, es al contrario. Cuanto más compulsivamente actuemos en nuestra obsesión por comprar, más alimentaremos la obsesión y más fuerte se hará. Y al contrario, la obsesión con el tiempo se debilita si la dejamos de alimentar, o sea cuando no actuamos compulsivamente para ella. Iniciar una o todas las nuevas conductas sugeridas puede ayudar a romper con el poderoso hábito que nos derrota, de gastar compulsivamente. En DA, no vamos solos ni lo hacemos todo al mismo tiempo; con el apoyo y el estímulo de otros miembros de DA gradualmente vamos siendo capaces de llevar a cabo el cambio a nuestro propio paso y de la mejor manera para nosotros.

Trabajando los Doce Pasos para recuperarse de gastar compulsivamente.

Para parar y liberarnos de la compulsión de gastar compulsivamente y tambien aclarar los problemas que ha creado, estudiamos y trabajamos los doce pasos de Deudores Anónimos. Admitir que tenemos un problema es el primer paso hacia una vida más equilibrada. Dado que hemos sido incapaces de resolver nuestros problemas solos, llegamos a creer que un Poder Superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio en cuanto a nuestra manera de gastar. Al principio, para algunos de nosotros, el poder será cualquier sabiduría y apoyo que venga de nuestro pensamiento distorsionado, tales como la conciencia de que podemos elegir, el apoyo que recibimos de otros miembros en recuperación de DA y de los principios del programa de DA. A medida que progresamos en nuestra recuperación, muchos de nosotros nos volvemos hacia una fuente espiritual como Poder Superior y damos el tercer paso, tomando la decisión de entregarle nuestra voluntad y nuestra vida para que El se ocupe. Con este paso, encontramos que nuestra recuperación empieza a hacerse profunda y a ganar impulso. En los pasos cuatro y cinco, sin miedo, hacemos un inventario moral de nosotros mismos y compartimos ese inventario con nuestro Poder Superior y con otro ser humano. Estos pasos nos ayudan a identificar los asuntos personales y los defectos de carácter que se interponen en el camino de nuestra recuperación.

Un Inventario de Gastos Compulsivos.

Aunque los detalles del inventario de cada persona varían debido a las experiencias de vida y a la individualidad personal, los compradores compulsivos comparten algunas características fundamentales. En nuestros inventarios, muchos de nosotros descubrimos que, como compradores compulsivos, tendemos a querer evitar o escapar de retos de la vida más que a trabajar para conseguirlos. Las compras también nos distraen de asuntos o tareas que preferiríamos no enfrentar y sentimientos que preferimos no sentir. Como nos inventariamos a nosotros mismos con relación a nuestra manera de gastar, muchos de nosotros nos damos cuenta de que comprar nos da la ilusión de que hemos logrado algo. Además, tendemos a obtener tranquilidad y placer momentáneos a partir de la compra. Esta gratificación inmediata, nos pone un vendaje en nuestro dolor, y nos deja pensar que hemos hecho lo correcto para nosotros. Muchos de nosotros hemos encontrado que a medida que las compras compulsivas progresaron perdimos hasta lo bueno que obteníamos de comprar. En el inicio del inventario del cuarto paso, muchos descubrimos que nuestra vaguedad financiera perpetuaba nuestros gastos compulsivos. Cuando utilizamos la herramienta de DA de Mantenimiento de Registros, obtenemos conciencia de nuestros recursos y exactamente cuanto y cuando gastamos. Empezamos a ver patrones que preceden a nuestros episodios de compras. Para algunos de nosotros, este puede ser un periodo de tacañearía seguido por un gasto excesivo, para otros, puede seguir a un largo periodo sin entretenimiento o “comodidades”, otros nos daremos cuenta de que gastamos después de visitar a ciertos parientes, después de discusiones familiares o al comienzo de una nueva relación. Con la ayuda de nuestro padrino y nuestro grupo para aliviar la tensión, utilizamos la información que obtenemos al llevar nuestros registros para equilibrar nuestras categorías de gastos. Esto minimiza la sensación de privación y nos lleva a atender situaciones emocionales que disparan nuestros episodios de gastos. Al revisar nuestros registros de compras, podemos enfrentarnos con la realidad de que sufrimos de otras compulsiones. Muchas veces, una de las causas fundamentales de nuestra manera compulsiva de comprar, es la necesidad de pagar el costo de mantener otra adicción o hábito compulsivo- Gastamos para complacer a otras personas o para guardar las apariencias. Incluso hemos gastado compulsivamente en comida, alcohol, tabaco u otras adicciones. Asistir a otros programas de doce pasos que se enfocan en otros procesos adictivos al mismo tiempo que mantenemos nuestro programa de DA, por lo general es la mejor elección para tratar otras compulsiones existentes. Algunos de nosotros, en el curso de nuestro inventario, encontramos que somos solitarios y que compramos o salimos a comer fuera para interactuar socialmente con los dependientes de las tiendas o con los meseros. Frecuentamos las mismas tiendas a las mismas horas del día o de la semana para que se nos salude por nuestro nombre y adquiramos el “estatus” que tienen los clientes frecuentes. Una característica común en los compradores compulsivos es que vivimos nuestras vidas basándonos en lo que los demás puedan pensar de nosotros. Creemos que nuestro valor está en lo que poseemos y cómo nos vemos. Nos engañamos pensando que poseyendo cosas nuestras vidas se cumplen. Otra característica que comparte mucha gente con conductas compulsivas es que no tomamos acción hacia nuestros proyectos, o, si lo hacemos, no buscamos la voluntad e nuestro Poder Superior para con nosotros en esos asuntos. Podemos decir que no tenemos un proyecto para nosotros, aunque viéndolo más de cerca, esto rara vez es cierto. Por otro lado podemos saber conscientemente dónde descansan nuestros intereses reales, más no los perseguimos. En lugar de coser un nuevo vestido, apilamos en existencia metros y metros de tela. En lugar de tomar una clase de fotografía, compramos diferentes cámaras. O en lugar de empezar un negocio de carpintería, compramos herramientas poderosas que nunca o rara vez usamos. Podemos trabajar en un empleo que odiamos y entonces “darnos” cenas caras y entretenimiento en un esfuerzo para compensarnos por someternos a una vida de trabajo que no disfrutamos. Muchos de nosotros encontramos a través de nuestros inventarios, que es el miedo el que no nos deja vivir nuestras vidas activamente. En lugar de vivir, acumulamos. En lugar de “tener una vida” gastamos dinero. En el paso seis de DA nos disponemos a cambiar, incluyendo el hecho de que el miedo nos sea eliminado. Con el paso siete, le pedimos a Dios que nos elimine los defectos de carácter que impiden nuestra recuperación. A través del trabajo continuo de los pasos, el uso de las herramientas de DA y la búsqueda de la voluntad de nuestro Poder Superior para con nosotros, empezamos a diseñar nuestras vidas y vivir lo diseñado. Nos damos cuenta de que algunos de nuestros defectos, de hecho se nos han eliminado. Experimentamos una nueva gratitud y alegría. Encontramos placer en devolverle al programa que nos dio con tanta libertad. Pasamos de gastar compulsivamente a vivir creativa mente. A través de los pasos ocho y nueve de DA, tuvimos la oportunidad de hacer reparaciones a otros y a nosotros mismos por el daño que hemos causado por el mal uso del tiempo, el dinero y la atención, que ocasionó nuestra manera de gastar compulsivamente. Hacer reparaciones nos ayuda a restaurar nuestra auto estima y a recuperar la confianza de los demás en nosotros, Cuando demostramos una disposición genuina al hacer reparaciones, empezamos a experimentar la curación en nuestras relaciones. Los resentimientos se desvanecen a medida que apreciamos a la gente en nuestras vidas. Con la ayuda de los mini inventarios diarios y la reparaciones del paso diez, nos mantenemos financiera y espiritualmente en el camino. Al mismo tiempo, por medio de la oración y la meditación diaria del paso once, establecemos y mejoramos nuestra relación con Dios, como cada quien lo concibe. A medida que nuestra conexión con Dios y con otras personas se fortalece, nuestra preocupación por nuestras posesiones materiales se desvanece y nuestra necesidad de distraernos constantemente de nuestras vidas disminuye. Nos damos cuenta de quiénes somos realmente y lo que realmente nos interesa. Aprendemos a relacionar nuestras vidas con algo mayor que objetos materiales y apariencias. Nuestra necesidad de poseer, hacer, ir y ser vistos, disminuye; y experimentamos paz a medida que nos tomamos nuestro tiempo para determinar cómo gastaremos o ahorraremos nuestra riqueza diaria de recursos. Gradualmente llegamos a experimentar una vida más allá de nuestros más aventurados sueños a medida que avanzamos con esperanza.

12 HERRAMIENTAS DEUDORES ANÓNIMOS

La recuperación de la deuda compulsiva comienza cuando dejamos de incurrir en nueva deuda no asegurada, un día a la vez. (Deuda sin garantía es cualquier deuda que no está respaldada por algún tipo de garantía, como una casa o de otro activo). Nosotros alcanzaremos un respiro diario ante la deuda compulsiva con la práctica de los doce pasos y mediante el uso de las siguientes herramientas.

  • 1. Las reuniones. Asistimos a reuniones en las que compartimos nuestra experiencia, fortaleza y esperanza unos con otros. A menos que demos a los recién llegados, lo que hemos recibido de D.A., no podremos mantenerlo para nosotros mismos.
  • 2. Registro de mantenimiento. Mantenemos un registro diario de nuestros ingresos y gastos, de nuestros ahorros y de la liquidación de cualquier porción de nuestras deudas pendientes.
  • 3. Padrinazgo. Hemos encontrado esencial para nuestra recuperación tener un padrino y ser un padrino. Un padrino es un miembro deudor en recuperación que nos guía a través del trabajo de los Doce Pasos y comparte su propia experiencia, fortaleza y recuperación.
  • 4. Grupos de alivio de presión y Reuniones de alivio de presión. Después de haber ganado cierta familiaridad con el programa de D.A., organizamos grupos de alivio de presión formados por nosotros mismos y otros dos deudores en recuperación que no hayan incurrido en deudas no aseguradas durante al menos 90 días y que por lo general tienen más experiencia en el programa. El grupo se reúne en una serie de reuniones de alivio de presión para revisar nuestra situación financiera. Estas reuniones normalmente dan resultado a la formulación de un plan de gasto y un plan de acción.
  • 5. Plan de gasto. El plan de gasto pone nuestras necesidades primero y nos da claridad y equilibrio para vivir dentro de nuestras posibilidades. Incluye categorías de ingresos, gastos, pago de la deuda y el ahorro. La categoría de ingresos nos ayuda a definir nuestros recursos y a centrarnos en aumentar nuestros ingresos, si fuera necesario. La categoría de pago de la deuda nos guía en la toma de acuerdos de pago realistas sin privarnos a nosotros mismos. La categoría de ahorros nos ayuda a construir reservas de efectivo, por muy humildes que sean,  generalmente incluyen ahorros para una reserva prudente, jubilación y compras especiales.
  • 6. Plan de acción. Con la ayuda de nuestro grupo de alivio de presión, desarrollamos una lista de acciones específicas para resolver nuestras deudas, mejorar nuestra situación financiera y lograr nuestros objetivos sin incurrir en deudas no aseguradas.
  • 7. Teléfono e Internet. Mantenemos contacto frecuente con otros miembros de D.A. mediante el uso de teléfono, correo electrónico y otras formas de comunicación. Hablamos con otros miembros de D.A. antes y después de dar pasos difíciles en nuestra recuperación.
  • 8. Literatura D.A. y de A.A. Estudiamos la literatura de Deudores Anónimos y de Alcohólicos Anónimos para fortalecer nuestra comprensión de la enfermedad compulsiva y de la recuperación del endeudamiento compulsivo.
  • 9. Conciencia. Mantenemos la conciencia sobre el peligro de la deuda compulsiva tomando nota del Banco, la empresa de préstamos y la publicidad de la tarjeta de crédito y sus efectos sobre nosotros. También seguimos conscientes de mantener nuestras finanzas personales en orden para evitar la vaguedad, que nos puede llevar a la deuda o gasto compulsivo.
  • 10. Reuniones de Trabajo. Asistimos a las reuniones de trabajo que se celebran mensualmente. Muchos de nosotros desde hace mucho tiempo albergábamos sentimientos que el “negocio” no era parte de nuestras vidas, pero si para “otros” más cualificados. Sin embargo, la participación en la gestión de nuestro propio programa nos enseña cómo funciona nuestra organización, y también nos ayuda a ser responsables de nuestra propia recuperación.
  • 11. El servicio. Llevamos a cabo el servicio a todo nivel: en lo personal, en el grupo, en el Intergrupo y servicio mundial. El servicio es vital para nuestra recuperación. Sólo a través del servicio podemos dar a otros lo que tan generosamente se nos ha concedido.
  • 12. El anonimato. Practicamos el anonimato, lo que nos permite la libertad de expresión, esto nos asegura que lo que decimos en las reuniones o a otros miembros de DA en cualquier momento no se repetirá.
error: Content is protected !!