54.PACIENCIA

SE PACIENTE, A VECES HAY QUE PASAR POR LO PEOR PARA CONSEGUIR LO MEJOR
 
EL BAMBU JAPONES

 
EL BAMBU JAPONES
Hace mucho tiempo, dos agricultores iban caminando por un mercado cuando se pararon ante el puesto de un vendedor de semillas, sorprendidos por unas semillas que nunca habían visto.
“Mercader, ¿qué semillas son estas?”, le preguntó uno de ellos.
“Son semillas de bambú. Vienen de Oriente y son unas semillas muy especiales”.
“¿Y por qué habrían sido de ser tan especiales?”, le espetó uno de los agricultores al mercader.
“Si os las lleváis y las plantáis, sabréis por qué. Sólo necesitan agua y abono”.
Así, los agricultores, movidos por la curiosidad, compraron varias semillas de esa extraña planta llamada bambú.
Tras la vuelta a sus tierras, los agricultores plantaron esas semillas y empezaron a regarlas y a abonarlas, tal y como les había dicho el mercader.
Pasado un tiempo, las plantas no germinaban mientras que el resto de los cultivos seguían creciendo y dando frutos.
Uno de los agricultores le dijo al otro: “Aquél viejo mercader nos engañó con las semillas. De estas semillas jamás saldrá nada”. Y decidió dejar de regar y abonarlas.
El otro decidió seguir cultivando las semillas con lo que no pasaba un día sin regarlas ni abonarlas cuando era necesario.
Seguía pasando el tiempo y las semillas no germinaban.
Hasta que un buen día, cuando el agricultor estaba a punto de dejar de cultivarlas, se sorprendió al encontrarse con que el bambú había crecido. Y no sólo eso, sino que las plantas alcanzaron una altura de 30 metros en tan solo 6 semanas.
¿Como era posible que el bambú hubiese tardado 7 años en germinar y en sólo seis semanas hubiese alcanzado tal tamaño?
Muy sencillo: durante esos 7 años de aparante inactividad, el bambú estaba generando un complejo sistemas de raices que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después la planta.
Si no consigues lo que anhelas, no desesperes….Quizás sólo estés echando raices.
No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego. También es obvio que quien cultiva la tierra no se detiene impaciente frente a la semilla sembrada, y grita con todas sus fuerzas: ¡Crece, maldita seas! Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes: Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente. Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles. Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros! ¿Tardó sólo seis semanas en crecer? No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.
Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años. Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que este requiere tiempo. Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta. Es tarea difícil convencer al impaciente que solo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado. De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante. En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que -en tanto no bajemos los brazos -, ni abandonemos por no “ver” el resultado que esperamos-, sí está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando. Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice. El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros.
Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia. Tiempo…
Cómo nos cuestan las esperas, qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos…Apuramos a nuestros hijos en su crecimiento, apuramos al chofer del taxi…nosotros mismos hacemos las cosas apurados, no se sabe bien por qué… Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestros sueños, nos generamos patologías que provienen de la ansiedad, del estrés…¿Para qué? Te propongo tratar de recuperar la perseverancia, la espera, la aceptación. Si no consigues lo que anhelas, no desesperes… quizá solo estés echando raíces…
 
 


 
 
La paciencia no es cargar y aguantar hasta no poder mas y explotar. Paciencia es el arte de liberarme de cargas emocionales innecesarias para mantener mi estado de paz.
LA PACIENCIA
Es saber que nuestra voluntad puede ser influenciada y esto significará que podemos perder el control y entremos en terrenos que no conocemos.
La paciencia no es una espera pasiva en el cual dejamos que otros tomen decisiones por nosotros.
Es la capacidad de mirar dentro nuestro, abrir todos los sentidos y pasemos a observar qué es en realidad lo que está ocurriendo.
Cuando decidimos tener paciencia, estamos optando por un tercer camino que no son ni la confrontación ni la huida.
Es elegir un camino mucho más difícil. Es una disciplina porque va contra nuestros impulsos. La paciencia implica perseverar, vivir, escuchar cuidadosamente lo que se nos presenta aquí y ahora.
Es evitar la confrontación o en su defecto la huida.
La paciencia es un don tan preciado como escaso.
“Si he hecho descubrimientos invaluables ha sido más por tener paciencia que
cualquier otro talento.” Isaac Newton
“La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte.” Inmanuel Kant
A veces nos impacientamos por llegar a un lugar… por conseguir un propósito…
Por solucionar un problema.
Todo requiere de paciencia. Como nosotros necesitamos nuestros tiempos para asumir y asimilar los hechos que se suceden en nuestras vidas.
Siendo pacientes, podremos disfrutar de todos los momentos de nuestras vidas, seremos personas más serenas, seres más sabios y tomaremos mejores decisiones.
“La paciencia es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces.” Proverbio Persa.
——————————————————————————————————————————-
IMPACIENCIA
No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego.
No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego.
También es obvio que quien cultiva la tierra no se detiene impaciente frente a la semilla sembrada, y grita con todas sus fuerzas:
¡Crece, maldita sea!
Hay algo muy curioso que sucede con el bambú y que lo transforma en no apto para impacientes: Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.
Durante los primeros meses no sucede nada apreciable.
En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.
Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!
¿Tardó seis semanas crecer?
No la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.
Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.
Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.
Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.
Es tarea difícil convencer al impaciente que sólo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y saben esperar el momento adecuado.
De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo.
Y esto puede ser extremadamente frustrante.
En esos momentos (que todos tenemos), recordad el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que en tanto no bajemos los brazos -, ni abandonemos por no “ver” el resultado que esperamos-, si está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando.
Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al final se materialice.
El triunfo no es más que un proceso que lleva tiempo y dedicación. Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros. Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia.
Tiempo… Cómo nos cuestan las esperas , qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos…
Apuramos a nuestros hijos en su crecimiento, apuramos al chofer del taxi… nosotros mismos hacemos las cosas apurados, no se sabe bien por qué…
Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestro sueños, nos generamos patologías que provienen de la ansiedad, del estrés…
¿Para qué?
Te propongo tratar de recuperar la perseverancia, la espera, la aceptación.
Si no consigues lo que anhelas, no desesperes… quizá solo estés echando raíces…
DESCONOCIDO
 
—————————————————————————————————————
ESPERAR
Espera. Si no es tiempo, si el cambio no está claro, si la respuesta o la decisión no son consistentes, espera.
Podemos sentir una sensación de urgencia. Podemos querer resolver el asunto haciendo algo, lo que sea, ahora, pero esa acción no es la que mejor nos conviene.
Es difícil vivir con confusión o con problemas no resueltos. Es más fácil resolver las cosas. Pero tomar una decisión demasiado pronto, hacer algo antes de tiempo, significa que tal vez tengamos que volver atrás y hacerlo todo de nuevo.
Si no es tiempo, espera. Si el camino no está claro, no te precipites. Si la respuesta o la decisión parecen turbias, espera.
En esta nueva forma de vivir hay una Fuerza que guía. Nunca tenemos que movernos demasiado pronto ni movernos fuera de la armonía. Esperar es una acción positiva, llena de fuerza.
A menudo, esperar es una acción a la que Dios nos ha guiado, una acción que tiene tanto poder como la decisión, y mas poder que una decisión urgente, forzada , a destiempo.
No tenemos por que presionarnos insistiendo en saber o en hacer algo antes de tiempo. Cuando sea tiempo, lo sabremos. Llegaremos a ese tiempo en forma natural y armoniosa. Tendremos paz y consistencia. Nos sentiremos con un poder que no sentimos hoy.
Lidia con el pánico, con la urgencia, con el miedo; no dejes que ellos te controlen o te dicten decisiones.
Esperar no es fácil. No es divertido. Pero frecuentemente es necesario esperar para lograr lo que queremos. No es un tiempo muerto. No es un tiempo desperdiciado. La respuesta vendrá. El tiempo llegará. Y será a tiempo.
“Hoy esperaré si la espera es la acción que necesito para poder cuidarme a mí mismo. Sabré que estoy emprendiendo una acción positiva, llena de fuerza, esperando hasta que sea tiempo. Dios mío, ayúdame a dejar ir el miedo, la urgencia y el pánico. Ayúdame a aprender el arte de esperar hasta que sea tiempo. Ayúdame a conocer el tiempo”.
PASO A PASO (poco a poco siento que voy cambiando)
En una reunión un compañero expresaba su decepción de ver que llevaba un año en el grupo y no sentía mejora. Un par de semanas después nos comentaba que tuvo una crisis que superó usando todo lo que había aprendido del programa y que ahora se daba cuenta de que sí estaba mejorando.
Cuando llegamos al programa nuestra desesperación nos hace querer una solución instantánea. Podríamos sentirnos frustrados cuando nos dicen que la recuperación vendrá a base trabajo constante y paciencia. ¡¿Paciencia?! Llegué a los grupos por mis problemas de impaciencia y me pedían ser paciente. Quería una solución pronta. En algún momento llegue a pensar en la hipnosis o en un tranquilizante que se me inyectara automáticamente apenas abría los ojos en la mañana y me mantuviera sereno el resto del día.
Desde ese entonces a la fecha he logrado cambios importantes de los cuales me siento muy contento. Debido a mis múltiples imperfecciones todavía tengo mucho trabajo por hacer. Tengo la ventaja de que he incorporado en mi vida el practicar las tres fases del programa (conciencia, aceptación y acción) lo que me permite avanzar más rápidamente en el proceso de cambio al que me comprometí en el Sexto Paso.
El no ser todavía todo lo que quiero, no debe  privarme del deseo de continuar por el camino que me llevara a serlo. La impaciencia todavía toca a mi hombro para desanimarme, pero me digo a mí mismo hazlo con calma, pero hazlo. Rendirse ya no es una opción.
1-La paciencia no es simplemente la capacidad de esperar – es cómo nos comportamos mientras esperamos.-Joyce Meyer.
2-La paciencia es el arte de la esperanza.-Luc de Clapiers.
3-El que puede tener paciencia puede tener lo que quiera.-Benjamin Franklin.
4-Con amor y paciencia, nada es imposible.-Daisaku Ikeda.
5-La paciencia y la perseverancia tienen un efecto mágico ante el cual las dificultades y los obstáculos desaparecen.-John Quincy Adams.
6-La paciencia es amarga, pero su fruto es dulce.-Jean-Jacques Rousseau.
7-La paciencia es la compañera de la sabiduría.-San Agustín.
8-La paciencia y la diligencia, como la fe, mueven montañas.-William Penn.
9-El genio es paciencia eterna.-Miguel Ángel.
10-Adopta el paso de la naturaleza: su secreto es la paciencia.-Ralph Waldo Emerson.
11-Los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo.-Leo Tolstoy.
12-Nunca podríamos aprender a ser valientes y pacientes, si solo hubiese alegría en el mundo.-Helen Keller.
13-Ten paciencia con todas las cosas, pero, en primer lugar contigo mismo.-San Francisco de Sales.
14-Un hombre que es un maestro de la paciencia es maestro de todo lo demás.-George Savile.
15-Nuestra paciencia logrará más que nuestra fuerza.-Edmund Burke.
16-Quien no tiene paciencia no tiene posesión de su alma.-Francis Bacon.
17-Si he dado al público algún servicio, es debido a mi pensamiento paciente.-Isaac Newton.
18-La paciencia y el tiempo hacen más que la fuerza o la pasión.-Jean de La Fontaine.
19-La paciencia es el mejor remedio para todos los problemas.-Plauto.
20-Toda la sabiduría humana se resume en dos palabras – tener esperanza y esperar.-Alejandro Dumas.
21-La paciencia, la persistencia y el sudor hacen una combinación imbatible para el éxito.-Napoleón Hill.
22-Las grandes obras no son llevadas a cabo por la fuerza sino por la perseverancia.-Samuel Johnson.
23-La paciencia es la pasión domesticada.-Lyman Abbott.
24-La paciencia es necesaria, y no se puede cosechar de inmediato donde se ha sembrado.-Soren Kierkegaard.
25-La paciencia es el apoyo de la debilidad; la impaciencia la ruina de la fortaleza.-Charles Caleb Colton.
26-La humildad es paciencia atenta.-Simone Weil.
27-Sea paciente y comprensivo. La vida es demasiado corta para ser vengativo o malicioso.-Phillips Brooks.
28-Cuidado con la furia de un hombre paciente.-John Dryden.
29-La paciencia y la fortaleza conquistan todas las cosas.-Ralph Waldo Emerson.
30-La paciencia es el arte de ocultar tu impaciencia.-Guy Kawasaki.
31-La fortuna golpea una vez, pero la desgracia tiene mucha más paciencia.-Laurence J. Peter.
32-Los árboles que tardan en crecer llevan la mejor fruta.-Molière.
33-Aprender la paciencia es no rebelarse contra cada dificultad.-Henri Nouwen.
34-La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte.-Immanuel Kant.
35-La paciencia es una flor que no florece en todos los jardines.-John Heywood.
36-La paciencia no se puede adquirir durante la noche. Es igual que la construcción de un músculo. Todos los días hay que trabajar en el.-Eknath Easwaran.
37-Hay algo bueno en todos los fracasos aparentes. No lo tienes que ver ahora. El tiempo lo revelará. Se paciente.-Swami Sivananda.
38-La paciencia es una virtud y la estoy aprendiendo. Es una dura lección.-Elon Musk.
39-La paciencia abusada se convierte en furia.-Thomas Fuller.
40-Todos debemos soportar pacientemente los resultados de nuestra propia conducta.-Fedro.
41-El secreto de la paciencia es estar haciendo otra cosa mientras tanto.
42-La resistencia es la paciencia concentrada.-Thomas Carlyle.
43-Ten paciencia. Todas las cosas son difíciles antes de que sean fáciles.-Saadi.
44-Primero debes tener mucha paciencia para aprender a tener paciencia.-Stanislaw Jerzy Lec.
45-Los ríos lo saben: no hay prisa. Vamos a llegar algún día.-A.A. Milne.
46-El mayor poder es a menudo la simple paciencia.-E. Joseph Cossman.
47-La paciencia es también una forma de acción.-Auguste Rodin.
48-Todas las cosas buenas llegan al que espera.-Proverbio.
49-No hay ventaja en darse prisa en la vida.-Masashi Kishimoto.
50-La resistencia es más noble que la fuerza y la paciencia que la belleza.-John Ruskin.
51-La paciencia tiene sus límites, tómala demasiado lejos y es cobardía.-Holbrook Jackson.
52-Pase lo que pase, todo mala fortuna ha de ser conquistada por la resistencia.-Virgilio.
53-En cualquier contienda entre el poder y la paciencia, hay que apostar por la paciencia.-William B. Prescott.
54-La resistencia es la calidad suprema, y la paciencia toda la pasión de los grandes corazones.-James Russell Lowell.
55-La falta de ánimo se confunde a menudo con la paciencia.-Kin Hubbard.
56-El genio no es otra cosa que una gran aptitud para la paciencia.-George-Louis de Buffon.
57-A veces la impaciencia da más frutos que los más profundos cálculos.-Bernard Shaw.
58-Sigue intentándolo hasta que no queden más opciones.-Aimee Carter.
59-La paciencia no es pasiva; por el contrario, es activa; es fuerza concentrada.-Edward G. Bulwer-Lytton.
60-El mejor fuego no es el que se enciende rápidamente.-George Eliot.
61-Toda persona que ha logrado algo grande, ha sido consciente del trabajo que le esperaba y del tiempo y esfuerzo que tenía que poner en ello.
62-Las dos pruebas más difíciles en el camino espiritual son la paciencia para esperar el momento adecuado y el valor de no estar decepcionado con lo que nos encontramos.-Paulo Coelho.
63-La esperanza es la paciencia con la lámpara encendida.
64-La paciencia significa restringir las propias inclinaciones.-Tokugawa Ieyasu.
65-Se llegan a hacer cosas hermosas a fuerza de paciencia y de larga energía.-Gustave Flaubert.
66-La paciencia es la más heroica de las virtudes, precisamente porque carece de toda apariencia de heroísmo.-Giacomo Leopardi.
67-Más vale ser paciente que valiente, más vale vencerse uno mismo que conquistar ciudades.
68-La parte principal de la fe es la paciencia.-George MacDonald.
69-La paciencia es la madre de la ciencia.-Proverbio.
70-Encuentra la paciencia en el aliento de vida.-Ryunosuke Satoro.
71-Esperar es una forma de perseverancia pasiva.-Ogwo David Emenike.
72-La paciencia es algo que admiras en el conductor que esta detrás tuya, pero no en el que esta delante.-Bill McGlashen.
73-La paciencia puede conquistar el destino.-Proverbio irlandes.
74-Lo escrito sin esfuerzo es generalmente leído sin placer.-Samuel Johnson.
75-Los males que no tienen fuerza para acabar la vida no la han de tener para acabar con la paciencia.-Miguel de Cervantes.
76-Nada más importa excepto sentarse e intentarlo todos los días.-Steven Pressfield.
77-Al final, algunos de tus grandes dolores se convierten en tus grandes fortalezas.-Drew Barrymore .
78-La paciencia es la llave del paraíso.-Proverbio turco.
79-Al que la razón no pudo dar remedio, muchas veces se lo dio la paciencia.-Séneca.
80-Si quieres triunfar en la vida, haz de la perseverancia tu amigo del alma, de la experiencia tu sabio consejero, de la advertencia tu hermano mayor y de la esperanza tu genio guardián.-Joseph Addison.
81-El secreto para conseguir todas tu metas es estar comprometido.
82-Nunca confundas una simple derrota con una derrota final.-F. Scott Fitzgerald.
83-Vale la pena esperar lo que vale la pena poseer.-Marilyn Monroe.
84-Los hombres y mujeres exitosos siguen adelante. Cometen errores, pero siguen adelante.-Conrad Hilton.
85-La paciencia es uno de los mejores caminos para alcanzar nuestros propositos.
86-La tolerancia y la paciencia son mucho más profundas y efectivas que la mera indiferencia.-Dalai Lama.
87-La paciencia es un ejercicio de amor, fe y humildad que hace crecer a las personas.
88-Sólo con una ardiente paciencia conquistaremos la espléndida ciudad que dará luz, justicia y dignidad a todos los hombres.-Pablo Neruda.
89-Los males que no tienen fuerza para acabar la vida, no la han de tener para acabar la paciencia.-Miguel de Cervantes.
90-Si he hecho descubrimientos invaluables ha sido más por tener paciencia que cualquier otro talento.-Isaac Newton.
91-El que no tiene paciencia no puede exigirla de los demás. Adolfo Kolping.
92-La paciencia comienza con lágrimas y, al fin, sonríe.-Ramón Llull.
93-El hombre exitoso es un hombre promedio, con una capacidad de enfoque similar al láser.-Bruce Lee.
94-Ten paciencia con todas las cosas, pero sobre todo contigo mismo.-San Francisco de Sales.
95-Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.-Khalil Gibran.
96-Puede que tengas que luchar una batalla más de una vez para ganarla.-Margaret Thatcher.
97-Lo que no se puede evitar hay que llevarlo con paciencia.-Horacio.
98-Hay que tener la paciencia como compañera inseparable.-Don Bosco.
99-Lo que distingue al hombre del animal no es la inteligencia, es la facultad de esperar.-André Kédros.
100-La paciencia lleva a la perfección.
 

Deja un comentario

error: Content is protected !!
es_ESSpanish